Dormir poco es un suicidio, y para los hipertensos más

20160915-suicidioLlevo 3 o 4 días con una crisis de hipertensión espantosa, de esas en las que me cuesta bajar de 16/10 a pesar de toda la medicación, tranquilidad e infusiones que trato de tomar para sortear el episodio y poder volver a la normalidad. Cuatro días en los que casi no puedo hacer nada y buena culpa de esto la tiene la falta de sueño.

No sé si te habrá pasado, pero a mí desde niño me pone fatal eso de no dormir. Si alguna vez he tenido que quedarme en vela por ocio u obligación laboral, ya sabía que al día siguiente tendría molestias de todo tipo: ardor en la cara, sensación de fiebre, malestar, estómago revuelto… de todo, vamos.

Leía hace unos meses una entrevista al responsable de la Unida de Sueño del Hospital de Burgos, el doctor Joaquín Terán, del que se destacaba la frase “es un suicidio biológico dormir pocas horas o a ritmos cambiantes”. NMe pareció una frase impactante y quizás un poco exagerada, sobre todo porque cuando lees el artículo ves que no está muy argumentado y que es poco más que una conclusión lapidaria que suelta el entrevistado. No le quito mérito a la persona, su trabajo o la entrevista, pero la frase no se explica bien. Aunque la verdad, no necesito que me la expliquen mucho después de lo que estoy pasando.  Continuar leyendo “Dormir poco es un suicidio, y para los hipertensos más”

Instant Heart Rate: Pulsómetro básico en el móvil

20160121-instantheartrateDurante el ejercicio resulta incómodo llevar cosas colgando, lo que parece inevitable si queremos tener algún control sobre parámetros de estrés como el pulso cardíaco o la tensión arterial. Un sencillo principio de la circulación sanguínea permite tomar el pulso con la cámara del móvil en pocos segundos sin ningún cable.

Leyendo un artículo sobre análisis de imagen me enteré de un interesante descubrimiento hecho por un equipo de cierta universidad hace pocos años. Como mucha gente sabe, la expresión “te has quedado blanco” se basa en el hecho de que cuando algo nos sorprende el cerebro reclama más sangre para reaccionar y ésta se pierde del flujo periférico, lo que hace que nos quedemos pálidos.

El descubrimiento consistía en que este principio se puede aplicar al flujo sanguíneo normal, de forma que de manera imperceptible para la vista, pero detectable con una cámara digital, nuestros dedos cambian de color al ritmo del pulso cardíaco. En el punto sistólico del corazón (el de empuje) la sangre llega con más fuerza, lo que nos da un tono un pelín más rojizo, mientras que en el diastólico nos quedamos un pelín más pálidos. Midiendo esas variaciones, se puede tomar el pulso con la cámara del móvil.

Continuar leyendo “Instant Heart Rate: Pulsómetro básico en el móvil”

Mi amigo el pulsómetro

Pulsometro Geonaute ONrhythm 100No parece formar parte del equipamiento básico de entrenamiento, pero considero que se trata de una herramienta fundamental para estar más tranquilo y controlar la evolución del entrenamiento.

Cuando he planificado mi entrenamiento, no sólo ahora sino en otras etapas anteriores, siempre me ha parecido un poco arbitrario el método para fijar el ritmo de carrera en la cinta sin fin o en la bicicleta estática. ¿Cuántos kilómetros por hora pongo en la cinta? ¿Qué resistencia le pongo a la bici?

Vaya por delante que mi primer criterio para establecer estas cosas es el sufrimiento de las rodillas y caderas. Por mucho que me pique ver a todo el mundo pegarse unas carreras de narices en el gimnasio, tengo muy claro que nunca haré nada que pueda provocarme la más mínima lesión de rodilla. Por este motivo, hasta que no baje 20 kilos quedan excluido cualquier tipo de trote de mi entrenamiento. Aún así ¿cuál es la velocidad que debo mantener? Pues mira, ahí tampoco sigo el dogma y yo me guío más por el ritmo cardíaco. Me explicaré. Continuar leyendo “Mi amigo el pulsómetro”

El chasquido articular nunca es bueno

Es una de las manías más extendidas entre los deportistas, sin que importe mucho si se trata de aficionados al spinning, las artes marciales o el ajedrez. No tiene que ver tanto con la fuerza asociada al ejercicio que se desarrolla, sino con una mala cultura de la práctica deportiva y de los hábitos de entrenamiento.

El chasquido articular más conocido es el de los nudillos, ese que vemos hacer a muchos estudiantes de cualquier edad, inmumerables aficionados a las películas de artes marciales, algunos gurús de las terapias alternativas y demasiados deportistas. Quizás porque ese ruido seco se asocia a las películas de acción, en el momento en que el “prota” responde a la provocación del malo de turno y aprieta los dedos en un sonido que debería sonar como una amenaza, muchos lo consideran algo normal y deseable, como un reflejo de la gran fuerza muscular que pueden desarrollar.

Lo cierto es que el chasquido articular, cuyo nombre correcto es “cavitación sinovial”, es el síntoma más directo de un mal esquema motriz y una importante descoordinación muscular, que llega a provocar tanta tensión en las articulaciones que sólo se puede liberar de esa forma. Más que un problema, debemos tomarlo como una alarma natural, como lo puede ser la fiebre o el dolor, de que algo no funciona bien y que debemos corregir nuestros movimientos. Para los obesos y principiantes, así como para entrenadores profesionales, puede llegar a convertirse en una herramienta de trabajo importante si se comprende. Continuar leyendo “El chasquido articular nunca es bueno”

La paranoia de la leche


Cuando recibí el primer plan de alimentación para mi entrenamiento, me indicaron que tomase un tazón de leche desnatada todas las mañanas con los cereales. Me pareció perfecto, ya que llevo tomando leche para desayunar desde que era niño. A los pocos días, alguien me soltó aquello de “yo quitaría la leche ya que sólo te aporta grasas y problemas”, lo que reavivó una de las paranoias más extendidas en la actualidad: la leche de vaca es mala.

Al investigar un poco sobre el tema, me he encontrado que las posiciones sobre el consumo de leche de vaca son como una guerra religiosa: los hay a favor y en contra, pero siempre desde posturas sumamente radicales y enfrentadas. Además, la postura contraria a su consumo suele estar asociada al pensamiento “nueva era” y naturalista, que predica la vuelta a la naturaleza y la aplicación de medicinas alternativas, un colectivo que suele responder muy mal a las críticas y que sólo sabe decirte que eres un fascista o un infiltrado de las corporaciones lecheras si te atreves a contradecir su dogma doctrinal.

El grado de paranoia y negacionismo es tal que los mismos que propugnan la teoría conspirativa de que los pretendidos beneficios de la leche forman parte de una campaña de las empresas lecheras para fomentar el consumo de su producto, no parecen encontrar el mismo problema en los productores de leche de soja, que hacen exactamente lo mismo: bombardearnos con publicidad sobre las pretendidas ventajas de su producto. Continuar leyendo “La paranoia de la leche”

Cómo fijar los objetivos de entrenamiento

Metas y objetivosCuando entrenamos es habitual decir: “me encuentro mejor”, “estás más fuerte”, “se me empieza a caer el pantalón” o “parece que ya estás perdiendo unos kilos”. Todo esto no son más que valoraciones subjetivas y no significan nada. Sólo sirven para regalarnos los oídos y aumentar las posibilidades de fracaso cuando nos enfrentamos a la báscula o el cronómetro y vemos que todo era una ilusión. Es importante elegir una serie de valores de referencia, o “métricas”, que nos permitan valorar los avances de forma objetiva.

En mi caso, y en general para todos los que sufrimos hipertensión, tengo que conseguir mejorar mi salud arterial, por lo que hay cuatro indicadores iniciales que podrían servir para evaluar el estado físico en cada momento:

  • El peso, expresado en kilogramos.
  • La tensión arterial en reposo, máxima y mínima, expresada en mm de Hg.
  • El ritmo cardiaco en reposo, expresada en pulsaciones por minuto.

Por último, un indicador general del estado de forma podría ser el índice de masa corporal, aunque hay cierta controversia sobre su utilidad real y muchos profesionales prefieren el porcentaje de grasa como un indicador más fiable. Si no tienes claro cómo medir alguno de estos valores, al final de la página he incluido enlaces para que aprendas a hacerlo. Continuar leyendo “Cómo fijar los objetivos de entrenamiento”